Atención 24 horas

  •  (502) 2279 5000
  •  (502) 2269 3387

Mitos sobre el Cáncer de Mama

El 19 de Octubre se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dedica todo el mes de octubre a la sensibilización y control integral con el fin de aumentar la atención y el apoyo contra esta enfermedad.

Hoy en día se escucha hablar de cáncer de mama en todas partes y por consiguiente existen muchos mitos sobre ello.  

Si bien, no es posible prevenir su aparición, sí existen factores de riesgo modificables que pueden propiciar su aparición y los cuales podemos prevenir, entre ellos: Fumar, ingerir alcohol, dieta alta en grasa y carbohidratos que favorecen la obesidad, sedentarismo, uso de anticonceptivos por más de 10 años o de terapia de reemplazo hormonal, la cual provoca aumento de la densidad mamaria.

Conoce algunos de los mitos sobre el cáncer de mama:

MITO: La mayoría de las mujeres piensan que duele mucho hacerse una mamografía.

REALIDAD: Depende de cada paciente, ya que el umbral del dolor es diferente en cada una y cada persona refiere diferente el dolor.  Es un procedimiento molesto por la compresión del seno y también depende día del ciclo menstrual que te lo realices, sin embargo es momentáneo y tolerable.

MITO: La mamografía transmite mucha radiación.

REALIDAD: La radiación que se usa en una mamografía es mínima. Si se compara con una radiografía de tórax es 10 veces menor y el beneficio que nos trae es mayor.

MITO: Una mamografía hace que el cáncer de mama se propague.

REALIDAD: La mamografía no propaga el cáncer, al contrario, es un estudio auxiliar o llamado también de Tamizaje para el diagnóstico de cáncer.

MITO: El cáncer de mama sólo le da a las mujeres.

REALIDAD: Los hombres también pueden desarrollarlo. Es raro, ya que sólo el 1% de los casos de cáncer de mama ocurren en hombres y por lo general son mayores a los 60 años.

MITO: El tamaño de los senos tiene que ver con el riesgo de tener cáncer de mama.

REALIDAD: Aunque muchas mujeres de pechos pequeños se sientan más tranquilas que otras, la verdad es que el tamaño de los senos no tiene nada que ver con el riesgo de tener cáncer.  No existe ninguna relación entre el tamaño del seno y el cáncer de mamá.  En realidad todas las mujeres están en el mismo punto de partida y la única cosa que hace la diferencia es el autoexamen y las visitas regulares al médico para detectar su aparición a tiempo.

MITO: Antitranspirantes y desodorantes causan cáncer de mama.

REALIDAD: Mucho se ha hablado de que la utilización de desodorantes y antitranspirantes podría ser la causa principal. Sin embargo, la Sociedad Americana del Cáncer afirma que: “no hay estudios epidemiológicos firmes en la literatura médica que enlacen el riesgo de cáncer de mama y el uso de antitranspirantes y muy poca evidencia científica para apoyar esta afirmación”. 

MITO: El cáncer de mama es hereditario.

REALIDAD: Lo hereditario es el gen.  Cada persona tiene dos copias de los genes BRCA1 y BRCA2, que se heredan al azar de cada uno de los padres. Estos genes ayudan a prevenir el desarrollo de cáncer en partes específicas del cuerpo. Si el gen BRCA1 (Cromosoma 17) o el BRCA2 (Cromosoma 13) no está funcionando correctamente (debido a una mutación heredada del gen), existe un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama femenino y masculino, ovárico, pancreático o prostático.

MITO: Tener un historial de cáncer de mama en mi familia significa que puedo tener también cáncer.

REALIDAD: Sólo una de cada tres mujeres con este tipo de cáncer tiene herencia, existiendo un bajo porcentaje donde interviene el cáncer familiar, que es del 5%. Sin embargo, el otro 95% puede no contar con un historial familiar y aun así tenerlo. Se recomienda que toda mujer, especialmente las mujeres con historia familiar directa, (línea materna), se realice su autoevaluación mensual y sus chequeos médicos y de gabinete anualmente para detectar cualquier lesión a tiempo. 

MITO: Encontrar un bulto en el seno significa que tengo cáncer de mama.

REALIDAD: Podemos tener una bolita o bulto en el seno sin necesidad de que sea cáncer. Hay mucha patología como quistes o fibroadenomas, que se pueden palpar como bolitas o bultos y que al acudir a hacerse un estudio diagnóstico se encuentra que es benigno. Sin embargo, al encontrar algo así debe acudirse a la brevedad a hacerse un estudio de mama.

MITO: Los bultos en el pecho son el único síntoma.

REALIDAD: También hay cambios en el tamaño, forma o textura de la mama o el pezón, cambios de coloración, deformidad por retracción, engrosamiento de la piel (cáscara de naranja), dolor, anomalías del pezón y secreción por el pezón.

MITO: Si te lo detectan, necesitas una mastectomía.

REALIDAD: Cuando el cáncer se detecta a tiempo, no siempre se necesita una mastectomía. A veces sólo se retira el tumor o nódulo y se trata con quimioterapia o radioterapia, ya que si diagnosticamos por los diferentes métodos en forma temprana, la sobrevida es muy alta.

MITO: El cáncer de mama regresa después de cinco años.

REALIDAD: Una recaída es más probable entre los cinco y los diez años y es menos probable después de eso.

MITO: El cáncer de mama se desarrolla en unos pocos días.

REALIDAD: El tumor no tarda solo unos días en ir desarrollándose, por lo que las revisiones periódicas son el mejor método para detectarlo, sin descartar el autoexamen en busca de nódulos o durezas.  

MITO: Las ondas electromagnéticas del celular o el wifi lo causan.

REALIDAD: No hay ninguna evidencia científica de que las ondas electromagnéticas causen ningún tipo de tumor.

MITO: Tener cáncer en una mama hace muy posible tenerlo en otra.

REALIDAD: Esta situación sólo es válida si somos portadoras del gen mutante que interviene en algunos tipos de cáncer de mama, pero incluso en este caso, la probabilidad de padecerlo en la otra mama se limita a un 40%.

Recuerda que hay más probabilidades de padecer de cáncer de mama en mujeres mayores a 50 años, mujeres con antecedentes familiares principalmente en línea directa (Abuela, Madre, Hermana o Hija) o que tengan mutación en el gen BRCA 1 Y 2, menstruar antes de los 12 años o que la menopausia llegue después de los 55 años, mujeres que nunca tuvieron hijos o que los tengan después de los 30 años.

Lo más importante que puedes hacer es tener una revisión periódica con tu médico, realizarte tu autoexamen mensual y chequearte anualmente con ultrasonido mamario si eres menor de 40 años y con mamografía a partir de los 40 años, ya que con estas medidas se puede brindar un diagnóstico oportuno que permita tomar medidas a tiempo, pues del 80 al 90% del cáncer detectado a tiempo puede ser curable, así que TÓMATELO A PECHO Y CUIDATE!!

Artículo: Dra. Angela Maselli - Radióloga

 

 

Read 69 times Last modified on Thursday, 19 October 2017 14:19

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y mantente informado.

Acreditaciones

 
 

Control de Calidad 2016