Atención 24 horas

  •  (502) 2279 5000
  •  (502) 2269 3387

Rompiendo mitos: ¿necesita mi bebé agua pura?

Los bebés que son exclusivamente amamantados no necesitan tomar nada más que no sea leche materna. La leche materna es un 88% agua y el resto son sólidos. Aún en los primeros días de vida, el calostro es lo único que tu bebé necesita para mantenerlo hidratado (asumiendo que el bebé logra amamantar bien). En Guatemala existen muchas creencias que los bebés se benefician de diferentes tipos de agüitas o tés para mantener una digestión saludable. Esto es un mito y puede llegar a ser una práctica nociva para la salud de tú bebé.

La capacidad gástrica (el espacio del estómago) es bastante pequeña en los bebés por lo que llenar el estomago con aguas, tés o cualquier otra bebida que no sea leche materna o una formula especial para bebés puede resultar en disminución de peso. Al llenar el estómago con líquidos que no contienen nutrientes y no están hechos para el consumo en los bebés, el estomago se llena únicamente de líquidos sin ningún valor nutricional que promueve su crecimiento y desarrollo. La practica continua de introducir agua o tés en la dieta del bebé puede llevar a al bajo peso y desnutrición.  

Los bebés no requieren de agua extra aun cuando el clima es caluroso, por esta razón se recomienda permitir que tu bebé coma a demanda y le permitas satisfacer el hambre o la sed en el pecho. Varios estudios científicos realizados en climas calurosos de 22 a 41 centígrados concluyeron que aun en temperaturas altas la leche materna provee de todos los líquidos que tu bebé necesita.  

La Academia de Lactancia y Medicina desalienta la suplementación en los primeros días de vida, esta interfiere con la frecuencia normal de alimentación de un recién nacido. Si se le suplementa con agua o agua con glucosa el bebé tendrá un mayor riesgo a que se eleve la bilirrubina, disminución de peso y un potencial riesgo de intoxicación. La Academia Americana de Pediatría promueve la leche materna como alimento ideal para el recién nacido e incita a no suplementar a menos que exista una indicación medica para hacerlo. En los primeros seis meses de vida el agua pura y los jugos no son necesarios. Si son introducidos a la dieta de un bebé estos proponen un riesgo de contaminación e introducción de alérgenos.

Puedes empezar a introducir pequeños sorbos de agua pura cuando empieces a introducir solidos a la dieta de tu bebé, esto es alrededor de los 4 a 6 meses de vida. La leche materna brinda un buen aporte de líquidos, así que muchos niños que son amamantados pueden obtener los líquidos necesarios de la leche materna. Otros pueden verse beneficiados de consumir un poco de agua junto con la comida para prevenir el estreñimiento (no más de 2 oz de agua al día). Procura ofrecer el agua en un sippy cup o directamente del vaso de papá o mamá.

 
Artículo: Jimena Tejeda 

 

Visto 47 veces Última Modificación Wednesday, 15 November 2017 14:58

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y mantente informado.

Acreditaciones

 
 

Control de Calidad 2016