Atención 24 horas

  •  (502) 2279 5000

Disfunción sexual femenina: ¿un tema muy nuevo?

Cuando hablamos de disfunción sexual nos parece que debe ser una enfermedad muy rara que solo le pasa a unos pocos individuos en “la China” y que eso jamás me pasará a mi.  Ahora bien, el primer punto a tratar es, ¿qué es disfunción sexual?; una manera muy práctica de describirlo es esta: “es todo lo que te impida disfrutar plena y libremente de un acto sexual o de tu propia sexualidad”,  sí;  lo leíste bien hablamos de no poder disfrutar plenamente de una relación sexual de pareja o de una masturbación; si lo que acabas de leer te hizo recordar algún momento de tu vida o a una amiga que te comentó que le pasó algo similar, sigue leyendo. 

El hecho de no poder disfrutar del sexo por una u otra causa, representa un problema que necesita ayuda y en algunos casos tratamiento y se llama disfunción sexual.  La primera regla para poder tratar un problema es llamar las cosas por su nombre, ese sigue siendo el tabú más fuerte de nuestras sociedades aún a las generaciones de  millennials que tienen mucha más libertad que sus predecesores; así que acostúmbrate a decir pene, vulva, vagina, erección, orgasmo, placer sexual, masturbación y disfunción sexual con la misma normalidad que puedes llamar  a alguien Juan, María o Pedro. Si te sentiste un poco ofendido con el simple hecho de leerlo, aun debes trabajar en ello, ya que son elementos esenciales y naturales del ser humano y para poder mejorarlo es necesario conocerlo y adaptarlo a tu vocabulario no como una ofensa o vulgaridad, sino como un sustantivo.

Tocar este tema y hablar de disfunción sexual femenina es aún peor, porque socialmente se asume el hecho de que  si una mujer no quiere tener relaciones sexuales será debido y exclusivamente a que le gusta hacerse “la rogada” o que simplemente no tiene ganas porque “anda en sus días”.  La complejidad de los procesos fisio-psico-patológicos femeninos hacen de esa descripción una simple vociferación del más alto grado de ignorancia.  Hoy entendemos mejor como funciona la sexualidad femenina y estamos descubriendo cada vez más como ayudar a quien sufre de disfunción sexual.

Para entender los problemas que pueden producirse por una falta de salud sexual hay que entender perfectamente como funciona de manera normal la sexualidad y cuales son sus componentes. El elemento más esencial para disfrutar tu sexualidad en cualquier etapa de tu vida, es entender lo que es, que significa para ti y por supuesto estar segura que estás lista para emprender con tu consciencia tranquila el camino de la exploración de tu cuerpo y la intimidad en pareja de manera responsable cuando aún no tienes pareja habitual y de manera saludable con tu pareja habitual. Rompe el tabú, pierde el miedo y decide a tomar el control de tu vida y reclama tu derecho a una vida y a una sexualidad sanas.

Parecerán temas muy nuevos, sin embargo desde 1960 Master y Johnson describieron la “Respuesta Sexual Humana” y describieron las fases que componían a ésta.  Es desde ésta época que entendemos que las fases inician con un deseo, luego la excitación, a esto sigue un período de meseta y el broche de oro llega con  el orgasmo el cual puede ser repetido muchas veces, para pasar a una etapa refractaria y por último la sensación de absoluta satisfacción. 

¿Quieres saber que pasa en cada fase y como tratar los problemas que puedan presentarse en cada una?, sigue leyendo nuestro próximo artículo.

Artículo: Dr. Abner G. Santos López  -  Ginecólogo Y Obstetra, Uroginecólogo y Cirujano Pélvico

 

 

 

Visto 1059 veces Last modified on Tuesday, 06 March 2018 00:07

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y mantente informado.

Acreditaciones

 
 

Control de Calidad 2016