Print this page

El clímax y los orgasmos, ¿cómo que los orgasmos, o sea que más de uno?

Una respuesta mental y consciente provocada por un alto grado de intimidad emocional, un interés real que surge en torno a tu pareja y que es percibida como recíproca, abre las puertas para la curiosidad y conceden el permiso a las emociones de sentir y dejarse sentir,  llevando la excitación al punto máximo de estimulación donde la penetración sexo-genital inicia una fase de clímax que no acaba fácilmente sino mantiene el placer hasta que una secuencia de movimientos escala a su punto máximo creando una oleada de sensaciones donde las contracciones viajan desde la vagina, el útero y los esfínteres anales hasta el cerebro gritando el gran final; el orgasmo.  Si esto no te parece familiar o no tenías idea de las respuestas físicas de un orgasmo, sigue leyendo aún falta mucho por contar.

Definir en un concepto el orgasmo es sumamente difícil ya que en sí mismo es la etapa más corta de todo el evento sexual pero no puede existir sin una secuencia de acontecimientos como los que hemos descrito que conducen a ello, por eso es necesario retroceder un poco y enumerar los eventos que llevan el acto sexual a un orgasmo, el cual por cierto aún no marca el final absoluto de una relación sexual, muchas mujeres pueden no tener un verdadero “período refractario” sino que vuelven al punto de estimulación conocido como “meseta” y pueden continuar con un nuevo ciclo de orgasmo y repetirlo de esa manera varias veces. Si, estas leyendo correctamente “multi-orgasmos” son totalmente factibles y parte natural de la respuesta sexual en algunas mujeres.

Ahora intentaremos responder a la gran pregunta ¿puede ser fingido un orgasmo?, ante los ojos de tu pareja, totalmente; ante la evidencia de los cambios fisiológicos esperados, nunca. Las reacciones internas genitales ya las comentamos unas líneas atrás pero no las que podemos detectar externamente como; una tenue dilatación pupilar, aumento de la frecuencia cardiaca y la respiración, un vasoespasmo que convierte la parte superior del estomago, pecho, cuello y cara en un reflejo rojo que recuerda a una atleta de velocidad luego de acabar una carrera de 100 metros con toda la intensidad que podía su cuerpo y un “espasmo carpopedal” que contrae cuello, cara, brazos y piernas de manera espástica (temblor). Todas estas son manifestaciones clásicas de un orgasmo. Pero ¿cual es la mejor forma de llegar a un orgasmo?, se ha establecido que la pared vaginal anterior incluida la llamada “fascia de Halban”, las glándulas para-uretrales, el clítoris, la estimulación en pezones, las fantasías o imágenes sexuales son estimulantes erógenos que al ser estimulados conducen a un orgasmo. Sin embargo el componente emocional es necesario y la libertad de pensamientos son necesarios para que una mujer pueda permitirse el experimentar un orgasmo y por lo tanto no puede su ocurrencia limitarse a una simple estimulación manual o física de puntos erógenos.

Habiendo leído todo lo anterior es un poco más fácil deducir que un trastorno de la fase orgásmica puede ocurrir por un sin número de causas, la mayoría asociada a percepción o pensamientos hacia una libertad sexual; las causas orgánicas suelen ser enfermedades coronarias, cerebrales, diabetes, hipotiroidismo, uso de medicamentos antidepresivos o para tratar la hipertensión arterial, la depresión, lesiones de piso pélvico por partos complicados, laxitud vaginal, por mencionar algunas cuantas.

Los problemas más frecuentes son “anorgasmia y retraso del orgasmo” un cuadro en el cual una mujer no es capaz de llegar al orgasmo o su posibilidad de alcanzarlo es muy tardada a pesar de poder disfrutar sin problema las otras fases previas al orgasmo.  Las terapias para este tipo de problemas se enfocan en modificaciones de conducta o comportamiento como masturbación dirigida y técnicas para reducción de la ansiedad; la parte medicamentosa ha sido dejada para los estudios científicos experimentales ya que hasta ahora no se ha podido concluir en la efectividad de estos para trastornos de anorgasmia o retardo del orgasmo.  Demasiado para un solo artículo, por lo tanto continúa leyendo el próximo.

Artículo: Dr. Abner G. Santos López  -  Ginecólogo Y Obstetra, Uroginecólogo y Cirujano Pélvico

 

 

 

Visto 826 veces Última Modificación Tuesday, 06 March 2018 00:27