Atención 24 horas

  •  (502) 2279 5000

Importancia del diagnóstico y tratamiento de la disfagia

La disfagia es cualquier alteración que exista en el proceso de deglución. El diagnóstico es simple, por lo que muchas veces no se le brinda la atención adecuada, y el tema en Guatemala es nuevo, por lo que aún no existen estadísticas locales específicas, aunque sí, varios casos de neumonía por aspiración alimenticia o de secreciones.  Como referencia, en el año 2011, en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, España, se hizo un estudio para detectar disfagias en los pacientes ingresados a la unidad de convalecencia, de 86 pacientes con un promedio de edad de 83 años, donde el 60% eran mujeres, 46 del total presentaron algún tipo de disfagia.  El dato es importante, porque la causa principal de su ingreso no era la disfagia.

Un trago eficiente y seguro, sobre todo en personas adultos mayores, que tienen predisposición natural, a padecer algún tipo de disfagia, requiere la coordinación perfecta neurológica, respiratoria y muscular de las estructuras bucales, orofaríngeas y esofágica.  Para sospechar de una disfagia los signos clínicos son: tos recurrente, sensación de atragantamiento, necesidad de tragar más de dos veces para que pase el bolo alimenticio; dificultad para tragar pastillas, líquidos o sólidos.

Existe un formulario llamado EAT-10, elaborado por una empresa de la industria alimenticia, que permite la evaluación de los pacientes a través de simples cuestionamientos y cuyo puntaje de referencia para indicios de disfagia es de 3 puntos o más.   Además, se utiliza el Método de Evaluación Clínica Volumen-Viscosidad (MECV-V) y una versión adaptada en demencia grave (MECV-V-G); que consiste en una evaluación funcional, por medio de la administración de bolos alimenticios, en distintas cantidades y consistencias, siguiendo un algoritmo que permite determinar la tolerancia del paciente.  La evaluación clínica la realiza un otorrinolaringólogo (ORL), mediante una nasofibroscopía, que puede dar lugar, a sugerir una videofluroscopía, que es un estudio dinámico que permite una mejor visualización de las estructuras afectadas. 

El Hospital El Pilar se ha preocupado por implementar la Unidad de Disfagia, y proveer los recursos necesarios a todo su personal, ya que la etiología de la disfagia es muy amplia, y puede ser por causas de enfermedades neurológicas, degenerativas, oncológicas de cabeza y cuello, demencia senil, pacientes con entubaciones prolongadas, entre otras.  El equipo de abordaje integral para los pacientes con disfagia, involucra a enfermeras y enfermeros titulares, departamento de nutrición, ORL’s, radiólogos, y terapeuta de deglución.  Es importante saber que la rehabilitación en muchos de estos casos es posible, por medio de la intervención terapéutica, antes de recurrir a una gastrostomía. La rehabilitación se logra por medio de posturas, cambios de consistencia de alimentos, dietas de alimentación, ejercicios terapéuticos, maniobras deglutorias y electroestimulación.

La recuperación de un paciente con algún tipo de disfagia, le brindará una mejor nutrición, reducir el riesgo de problemas o complicaciones pulmonares por aspiración, y en general, una mejor calidad de vida tanto para el paciente, como para sus familiares.

 

Artículo: Liliana Mejía – Terapeuta Del Lenguaje, Voz y Deglución

 

 

 

Visto 40 veces Última Modificación Monday, 09 April 2018 17:20

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y mantente informado.

Acreditaciones

 
 

Control de Calidad 2016