Atención 24 horas

  •  (502) 2279 5000

Niño gordito, ¿niño sano?

"Qué gordito el niño, está sanito". Frases como estas eran muy comunes hace algunos años. Hoy en día, sabemos que el sobrepeso y la obesidad infantil constituyen uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Se calcula que en el 2016 más de 41 millones de niños en todo el mundo tenían sobrepeso u obesidad, y la cifra va en aumento. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sobrepeso y la obesidad se definen como «una acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud». La OMS también indica que los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer enfermedades como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares

¿Cuál es la causa? 

Cuando hablamos de sobrepeso y obesidad infantil, destacan varias situaciones de la vida actual (estas son solo algunas): 

1) Malos hábitos de alimentación: A muchos padres, al tener que dividirse entre las múltiples tareas  laborales y domésticas les resulta más cómodo ofrecer comidas rápidas o empaquetadas a sus hijos, las cuales suelen ser altas en grasas y azúcares. Asimismo, el tamaño de las porciones puede no ser el adecuado.

2) Sedentarismo: El uso prolongado de la televisión, videojuegos, computadora, tablets y pantallas ha influido muchísimo en el nivel de actividad física actual de los niños y niñas.  Los juegos al aire libre han sido sustituidos por actividades sedentarias. 

3) Factores sociales: Frecuentemente, ofrecemos a los niños más comida de la que necesitan, ya sea utilizando los alimentos como premio o para compensar situaciones de falta de atención, cariño u otros problemas familiares. 

¿Cómo combatir el problema? 

1) Consultar con un profesional: Antes de asumir que nuestro niño tiene un problema con su peso, es mejor consultar con un profesional para tener un diagnóstico objetivo. 

2) Predicar con el ejemplo: Si queremos que nuestros hijos se alimenten de manera saludable y adecuada y que sustituyan las actividades sedentarias, debemos empezar por darles el ejemplo nosotros. 

3) Evitar utilizar alimentos como premio o castigo: Muchas veces, somos nosotros quienes, sin querer, hacemos ver ciertos alimentos como "premio" (usualmente comidas rápidas, golosinas y snacks) y otros como "castigo" (por ejemplo, vegetales). 

4) Promover una alimentación saludable como algo natural y agradable: Es importante no fomentar en los niños una mentalidad de "dieta", sino más bien hacer que una alimentación sana sea vista como algo normal y deseable. 

5) Establecer horarios y límites para las actividades sedentarias y promover la actividad física: Es importante fomentar las actividades al aire libre y que promuevan la creatividad en los niños, así como establecer límites en el tiempo de pantalla. 

La buena noticia es que el sobrepeso y la obesidad se pueden prevenir o combatir al modificar ciertos elementos del estilo de vida. La salud de nuestros hijos, a mediano y largo plazo, dependerá de nuestras decisiones en el corto plazo.

Artículo: Ana Carolina de Barrascout, MSc. - Qílife Smart Nutrition!

 

Visto 53 veces Última Modificación Tuesday, 22 May 2018 16:28

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y mantente informado.

Acreditaciones

 
 

Control de Calidad 2016