Atención 24 horas

  •  (502) 2279 5000

Síndrome de Apneas del Sueño ¿Qué es y cómo solucionarlo?

Cada vez se escucha con mayor frecuencia de la apnea del sueño, pero, de qué se trata todo esto?... 

Hace unos 30 años, cuando alguien de la familia roncaba soliamos pensar “madre mía, esto es terrible y desagradable para los que dormimos alrededor de él o ella” o pensamos “que miedo, parece que se queda sin respirar y que en una de estas ya no regresará”…. Lo cierto es que la mayoría de las cosas molestas en general son alarmas, advertencias de que algo “anda mal y lo debemos solucionar”. Los ronquidos y la apnea del sueño no son la excepción. Y esto fue lo que pensó precisamente el científico que lo describió, Sullivan, un gran amante de los libros de Charles Dickens. Entre sus lecturas, el libro titulado “El Club de Pickwick”, el personaje llamado Joe tenía las características clásicas. Era un hombre regordete, chapudo, que tendía a quedarse dormido en las reuniones y se mantenía con sueño todo el día, roncando fuertemente y a veces dejando de respirar por momentos entre los ronquidos. 

La lectura de este libro y la observación de varios pacientes con estas características hizo sospechar a Sullivan que esto no podía ser “normal”, y que debía investigarse más a fondo que lo causaba, que consecuencias para la salud podía tener y cómo se podía solucionar. 

Con esto se inició el estudio de los pacientes con estas características, notándose que la mayoría tenían policitemia (glóbulos rojos elevados en sangre), más prevalencia de hipertensión arterial y diabetes mellitus. 

En estudios ya mejor desarrollados se pudo confirmar con un alto grado de significación estadística, la asociación de la apnea del sueño con múltiples patologías, llegando a ser un factor de riesgo tan relevante como la misma diabetes y la hipertensión arterial. Así, el síndrome de apneas del sueño se asocia con una mayor prevalencia de hipertensión arterial, diabetes mellitus e intolerancia a la glucosa, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, obesidad, infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca, hipertensión pulmonar, infartos cerebrales, glaucoma, ceguera, y en investigación, con el desarrollo de neoplasias, entre otros…. Además, se describieron varias alteraciones neuro psicológicas, entre ellas, alteraciones de la memoria y la concentración, fatiga y cansancio diurno, déficit de atención y disminución del rendimiento laboral y social, además de un aumento en la incidencia de accidentes laborales y domésticos, así como de cuadros de ansiedad, depresión e incluso suicidio. 

Por todo esto, se ha visto la importancia de darle una solución al asunto, dado que se sabe que es una enfermedad que puede afectar hasta el 6 % de la población mundial. Para ello, primero se investigó la causa de esta enfermedad, observándose una mayor prevalencia en varones, obesos, mujeres postmenopáusicas, además de tener agregación familiar y un probable factor genético/hereditario, aún por describir. En niños y personas jóvenes su causa suele ser distinta. En ellos se suele asociar a hipertrofia de amígdalas y adenoides, micrognatia (mandíbula corta), cuellos anchos y cortos, paladar blando y úvula grandes y malformaciones craneo faciales (pudiéndose encontrar tambien en adultos mayores, aunque es menos frecuente). 

Ya al detectar las causas de la apnea se decidió buscar alternativas terapéuticas dirigidas a ellas. Dado que el problema principal está relacionado con la oclusión de la vía aérea superior (garganta) cuando el paciente se duerme, los tratamientos han ido dirigidos a intentar solucionar esta situación. 

Se han intentado varios métodos, entre ellos la cirugía para retirar las amígdalas, que es el tratamiento de elección en niños y personas con hipertrofia de amígdalas. Otros tratamientos como la uvulopalatofaringoplastia (recortar el paladar blando y tejidos aledaños) no ha sido tan eficaz, mostrando una alta tasa de recidivas, por lo que no se recomienda de entrada. Así, el tratamiento que ha mostrado mejores resultados es la CPAP, un aparato que consiste básicamente en un motor unido mediante un tubo a una mascarilla que se coloca el paciente en su naríz o naríz y boca, y éste le echa aire a cierta presión para ayudarle a respirar y evitar así que los tejidos se cierren y se pueda mantener la vía aérea abierta durante todas las fases de la respiración, todas las respiraciones, consiguiendo así la desaparición de las apneas y de los ronquidos, solucionando de raíz el problema. 

Cabe destacar que existen otros tipos de apneas menos frecuentes, como las apneas centrales y el síndrome de apneas complejas, que ya comentaremos más adelante en otros artículos. 

Artículo: Dr. Luis López Yepes - Neumología, Medicina Interna y Trastornos del Sueño 

Visto 151 veces Última Modificación Friday, 08 June 2018 16:47

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y mantente informado.

Acreditaciones

 
 

Control de Calidad 2016