Atención 24 horas

  •  (502) 2279 5000

Recuperación y cuidados después de la cesárea

Hablemos que pasa después de la Cesárea:

Acabas de tener a tu bebé, ahora se inicia el proceso  de recuperación, y recuerda que fueron nueve meses en los que tu cuerpo sufrió gradualmente los mayores cambios que había tenido hasta el momento.

¿Cuándo me recuperaré? Los 40 días son un mito, el cuerpo le toma 3 meses hasta incluso 6 meses para recuperarse. ¿Vuelves a ser la misma? No, el abdomen sufre cambios, las estrías, las mamas, la cicatriz de la cesárea. Todo es relativo y depende de cada madre, y su estado nutricional, si hay anemia, si hay sobrepeso, alguna enfermedad adicional como Diabetes Mellitus, o el número de cesáreas o cirugías adicionales y consumo de tabaco.  Todas estas situaciones retardarán la cicatrización, tendrán mayores y necesitarás más cuidados.

El dolor: El dolor al día siguiente es de mayor intensidad, existen medicamentos que no afectarán la lactancia y te ayudarán a manejarlo. Después de 15 días ya es mínimo el dolor, y sentirás mayor comodidad al caminar o levantarte de la cama.

La Faja: Es válido utilizarla para darle soporte a tu pared abdominal, y evitar mayor presión en la herida, principalmente las primeras 2 semanas, siempre que sea una faja adecuada.

Segunda o Tercera Cesárea: Con cada cesárea hay mayores riesgos, mayor riesgo de hemorragia, mayor dolor y mayor tiempo de recuperación y cicatrización.

Cuando cicatrizará: La herida en la piel le toma 10 a 15 días para cicatrizar, existen apósitos especiales de ácido hialurónico para evitar la formación de queloides. Las demás capas de tu abdomen o pared abdominal les lleva hasta 90 días en cicatrizar, toma cuidado de este tiempo para evitar hernias.

La hemorragia: Debe ser moderada, y le llamamos loquios, tiene una duración incluso de 40 días, irá cambiando de aspecto hasta desaparecer, nunca debe tener mal olor u observarse secreción fétida vaginal, esto nos alertará de una infección interna del útero o endometritis.

Inicia la lactancia inmediatamente: Ayudará a establecer el vínculo con el bebé, las primeras horas son importantes.  Se liberará con la succión del pezón la hormona oxitocina que produce contracción útero para volver a su tamaño normal.

El peso: La pérdida completa llega a tomar incluso 6 meses, lo cual dependerá de cuanto peso ganaste en el embarazo, de la alimentación y si realizas ejercicio.

La lactancia ayudará a quemar 500 calorías al día.

En casa,  cuida los puntos, lavando la herida 3 veces al día, existen cremas que ayudan a cicatrizar y a desinfectar. Si observas coloración roja, secreción, o que los puntos se abren, localiza inmediatamente a tu médico.

Alimentación: Elige alimentos de fácil digestión, no grasosos, no condimentados o que te produzcan gases. No consumas cafeína, ni bebidas alcohólicas por la lactancia materna.

Ingiere abundantes líquidos: 3 o más litros de agua al día, para ayudar a la lactancia y evitar estreñimiento.

Continúa con los suplementos vitamínicos y hierro: En la cesárea se pierde el doble de sangre que en un parto vaginal, con los suplementos ayudarás a restablecer el nivel de hemoglobina.

El abdomen y sus músculos: Van regresando a la normalidad lentamente, no te asustes al ver tu abdomen como si estuvieses embarazada aún, los músculos de la pared abdominal que son dos músculos rectos y longitudinales, vuelven a su lugar gradualmente.   Espera el tiempo indicado para hacer ejercicios nuevamente, 6 semanas para ejercicio de baja intensidad como trotar, y 3 meses para iniciar mayor intensidad como abdominales. Provocarás una hernia si no tienes este cuidado. No permanezcas en reposo absoluto, movilízate lo antes posible, camina, evitarás trombosis o coágulos en las piernas.

La vida sexual se puede iniciar después de los 40 días, el deseo sexual en la madre se encontrará disminuido debido a las hormonas que circulan, más el cansancio y el estrés. Toma tiempo en recuperarse la flora vaginal, las primeras relaciones serán dolorosas y es mejor que te ayudes con un lubricante íntimo. Los ejercicios de Kegel son recomendables para mejorar el tono vaginal y evitar el descenso de la vejiga.

Haz lo necesario para recuperarte, cuídate, arréglate, si tú estás bien puedes cuidar de alguien más que te necesita.

Artículo: Dra. Karen Abularach

Ginecóloga y Obstetra 

Visto 495 veces Last modified on Tuesday, 31 July 2018 17:13

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y mantente informado.

Acreditaciones

 
 

Control de Calidad 2016